La traducción de una página web. Aspectos a tener en cuenta.

Concebir una página web sin traducir en varios idiomas significa restarle una gran parte de su utilidad.

Una página web es sinónimo de tener en un escaparate mundial para tus productos o servicios.  Y es que, muchas veces, las empresas se centran en sus clientes actuales cuando deciden crear su página web. Y, sin embargo, deberían aprovechar la oportunidad para abrirse a un público mayor.

¿Cómo se traducen los nombres de mis productos?

Como traductores expertos, podemos aconsejar al cliente en qué casos es mejor traducir los nombres y en cuales es mejor dejarlos en el idioma original.

Por ejemplo, productos típicos tipo bebidas o comidas (aguardiente, orujo, pulpo á feira…) se podrían dejar en su idioma original añadiendo una explicación de los mismos.

A veces el nombre de tus productos puede tener otro significado en el idioma de destino por lo que sería conveniente modificarlo para evitar situaciones incómodas tipo el Nissan Moco:

 

Y este es solo uno de los ejemplos que podéis encontrar en este artículo:

www.eleconomista.es/ecomotor/motor/noticias/8284802/04/17/Nissan-Moco-Lancia-Marica-Ford-Corrida-los-coches-con-los-nombres-mas-extranos.html

¿Cuánto cuesta traducir una página web?

La respuesta es depende.

 Puede salir gratis si acudimos a programas de traducción automática. Pero, como bien sabemos, si queremos un resultado profesional debemos acudir a un traductor freelance que podrá dar el sentido correcto y adaptar el mensaje al público de destino. Cosa que un traductor automático es incapaz de transmitir.

Normalmente, se puede crear una tarifa por número de palabras existentes en la página web. Esto incluye, además del texto; títulos, botones, etiquetas, palabras clave e imágenes que tendremos que adaptar a la lengua y cultura que se elija.

Otra forma es contabilizar por número de horas, pero es difícil tanto para el cliente como para el traductor de saber cuántas horas que nos va a llevar la traducción antes de comenzar con la misma.

¿Cómo se cuelga la traducción en la página web?

La tarea más sencilla es que el traductor colabore con el informático para poder realizar este paso. Podemos entregar la página web en un formato Excel con el texto original y la traducción para que el informático pueda volcarla en la página web. De esta manera tenemos solo a una persona que manipula la página.

Otra opción, es traducir nosotros mismos desde WordPress si el cliente utiliza este programa. Existen numerosos plugins que insertan nuestras traducciones como por ejemplo Polylang, fácil de utilizar y práctico.

¿Y qué pasa con las actualizaciones?

Los traductores formamos parte del equipo que gestiona tu página web. Si se añade contenido, se modifica o se crea un blog podemos adaptar nuestras tarifas a estas funcionalidades.

En resumen, la tarea de traducir una página web puede parecer sencilla pero tiene en cuenta numerosos aspectos culturales y lingüísticos que son de vital importancia para poder ofrecer al lector información de calidad que le haga confiar en la marca y producto que se vende.

Un traductor profesional podrá acompañarle a lo largo de la evolución de esa página web y aconsejar sobre el vocabulario, tono y mensaje que se quiera transmitir a un público extranjero.

One Response to “La traducción de una página web. Aspectos a tener en cuenta.”

Author's gravatar

Assisted me a lot, just what I was searching for : D.

Leave a Reply